Malassezia

Malassezia

En este post quisiera hablaros de La Malassezia, pero antes….

¿Quién no ha pasado alguna vez por esta situación?

  • Mi perro no para de rascarse
  • No para de chuparse las patas
  • E incluso los oídos le huelen mal
  • Y no para de sacudir la cabeza

Ante esta situación, un diagnóstico posible es que su animal presente malassezia.

 ¿Qué es la malassezia?

La malassezia es un hongo, una levadura lipofílica, y que en el perro la principal especie es M. pachydermatis. A diferencia del resto de las otras especies, es una levadura comensal, por ello se encuentra de forma normal en la superficie de la piel de nuestros peludos amigos, sin producir daños. Sin embargo debido a desequilibrios esta aprovecha para multiplicarse y producir una dermatitis.

Se encuentra comúnmente en la superficie de la piel, en los pliegues cutáneos, áreas interdigitales, conducto auditivo externo, mucosas orales, periorales, anales de perros sanos. En casos de desequilibrios, ya sea por reacciones de hipersensibilidad, alergias u otros, esta levadura puede multiplicarse y extenderse, principalmente en las zonas mencionadas antes, destacan sobretodo las extremidades delanteras, y oídos.

Es importante entender que la malassezia, es un proceso primario en si mismo, pero, que mayoritariamente se debe a otra causa, siendo ésta la que produce su sobrecrecimiento. Por ello, normalmente, pasa a ser un proceso secundario, que debemos tratar. Sin embargo para conseguir su erradicación, se ha de identificar y finalizar el motivo por el cual se han multiplicado, que sería la causa primaria.

Sintomas:

Entre los diferentes síntomas tenemos:

  • Prurito
  • Lamido de patas
  • Conducto auditivo externo, rojo y con escamas.

Por un lado debemos tener en cuenta que el prurito no siempre esta presente en casos de malassezia, aún así, siempre que este presente es un signo indicativo que nunca debemos dejar pasar. Por ello mismo el prurito puede variar de intenso, moderado a leve, e incluso inexistente.

En cuanto a las patas, el dueño nos referirá que observa como no para de lamerse, ya sean las extremidades delanteras o posteriores, observaremos ambas extremidades, en estos casos suele apreciarse una coloración marrón en el espacio interdigital, que según el avance de la misma puede llegar a extenderse y verse incluso extravasando el mismo espacio.

Los oídos, normalmente la malassezia se encuentra ocupando el conducto auditivo externo, lo que comúnmente se entiende por pabellón externo, en su inspección podremos ver la presencia de escamas en la superficie, junto con eritema. Pueden diferenciarse en si se trata de una afección uni o bilateral, en caso de ser unilateral, el perro tenderá a inclinar la cabeza hacia ese mismo lado.

También suele verse un aumento de la secreción, con acumulación de cerumen y exudados, en la porción mas externa del mismo. Cuando examinamos ese conducto, y palpamos la base de la oreja podríamos llegar a notar un sonido de chapoteo, sobretodo en casos de mucha secreción. En casos de malassezia, la secreción es grasa, con un color chocolate-pardo, y con mal olor.

Diagnóstico Diferencial:

Entre los diferentes diagnósticos, hemos de tener en cuenta todos aquellos que cursen con dichos síntomas, destacando:

  • Dermatitis 

Los principales diagnósticos diferenciales incluyen todas aquellas enfermedades que causan dermatitis pruriginosa eritematosa con seborrea, liquenificación e hiperpigmentación. Entre ellas encontramos las alergias (atopia, alimentaria y por pulgas), pioderma superficial y defectos de la queratinización. Es importante recordar que casi todos estos diagnósticos diferenciales pueden ser la causa desencadenante de la infección con Malassezia.

Diagnóstico:

Para poder llevar a cabo un diagnostico adecuado, hemos de tener en cuenta los signos clínicos, lo cual nos orientará, según el tipo de causa que produzcan estos síntomas. Recordad, que la malassezia, es una levadura comensal, que vive normalmente en su piel, es muy importante saberlo, ya que su multiplicación puede deberse a múltiples causas, como alergias, reacciones de hipersensibilidad, entre otras. Por ello, su diagnóstico no sólo sirve para determinar la presencia o ausencia de sobrecrecimiento de la levadura, sino también para identificar la causa que produce dicha multiplicación, la enfermedad primaria.

Prueba diagnóstica:

  • Citología:

Es la principal prueba diagnóstica. Para ello tenemos tres formas de recoger la muestra, es decir tres formas de realizar una citología, todas son bastante fáciles, y sería recomendable hacerlas todas.

  • Por un lado podemos tomar una citología mediante impronta, para ello simplemente tomaremos el portaobjeto y lo presionaremos en las áreas adecuadas, o zonas de lesión; podemos usarlo en todas aquellas zonas susceptibles de presentar la malassezia, así como en las patas, en la zona perianal, entre otras. Esta técnica es muy eficaz cuando la piel de nuestro paciente presenta aumento de grasa, en lesiones húmedas y exudativas.

 

  • Otro forma es usar una cinta adhesiva, esta es la más indicada en malassezia, para ello tomaremos una cinta adhesiva transparente, cortamos según el tamaño de la zona a realizar la impronta, y siempre lo suficientemente grande para el portaobjetos, por ejemplo en el espacio interdigital, pegamos bien la cinta, levantamos y volvemos a pegar. Una vez hecho, la pegamos a un portaobjetos solo por un borde, y reservamos para teñirla.

 

  • Por último, citología con hisopos, en nuestro caso, la zona más indicada para recoger la muestra es en el oído, aunque también se pueden usar en otras zonas afectadas, como en la zona interdigital. Para ello tomamos nuestro hisopo, lo pasamos y envolvemos bien por la zona de lesión, y a continuación extendemos en nuestro portaobjetos.

 

Una vez tomadas las muestras, siempre ha de tomarse varias y de diferentes partes del cuerpo con distintas lesiones; se lleva acabo su tinción y se analizan mediante microscopio.

Para su visualización en microscopio, se suele usar un aumento 40x, para empezar, y un 100x en caso de inmersión, siendo este último necesario. Se considera normal contar 1-3 células de malassezia en piel sana y hasta 10 en caso del conducto auditivo. Sin embargo, un aumento de ello se considera un sobrecrecimiento.

Muchas veces la presencia de 3 o 4, junto con los síntomas ya nos hace sospechar de ella, teniendo en cuenta, que no hay un consenso exacto sobre lo que se debe ver o no a microscopio debemos actuar en consecuencia a la clínica y nuestra opinión. Por tanto, muchas veces el diagnóstico se sustenta en la presencia de un cuadro clínico compatible y la respuesta al tratamiento con antifúngicos adecuados.

Ahora bien, llega un pregunta importante a la hora de realizar su microscopía:

¿Cómo se ve la malassezia?

Pues bien, a la hora de verla, hemos de buscar una "huella de zapato", que una vez teñida la muestra, mediante tinción Gram, se observara de un color acidófilo (lila o azul intenso). Podemos verlas separadas, o formando grupos todas juntas. Es importante revisar bien toda la muestra.
Conjunto de malassezia, observese la “huella de zapato”.

Pues bien, a la hora de verla, hemos de buscar una “huella de zapato”,  que una vez teñida la muestra, mediante tinción Gram, se observará de un color acidófilo (lila o azul intenso). Podemos verlas separadas, o formando grupos todas juntas. Es importante revisar bien toda la muestra.

Tratamiento:

El tratamiento siempre es necesario en caso de sobrecrecimiento de malassezia para recuperar el equilibrio, recordar que la malassezia es un comensal habitual de nuestros amigos peludos.

El tratamiento se puede realizar tanto tópico, como sistémico; variando según las lesiones y clínica que presente el paciente.

  • Tratamiento tópico:

Este tratamiento suele ser una buena opción en lesiones recientes, localizadas; aunque siempre puede usarse conjuntamente con el tratamiento sistémico. En estos casos lo recomendable es realizar varios baños en la semana (de 2-3 baños), o limpieza de las zonas afectadas. Los champús que se recomiendan suelen tener clorhexidina (2-4%), miconazol (2%), también pueden tener: enilconazol, diclorofeno y agentes queratolíticos/queratoplásticos. Por otro lado se puede emplear: terbinafina, sulfuro de selenio, olamina piroctone y cloruro de benzalconio. En casos resistentes o en recidivas puede ser necesario el tratamiento regular con champú después de haber suspendido el tratamiento sistémico; buscando siempre la causa primaria para su sobrecrecimiento, y tratarla.

Con los oídos, es importante llevar a cabo una limpieza diaria, mediante un limpiador específico (como puede ser Otoclean o Epi-Otic), o usar suero fisiológico. Una vez limpios se le pone el tratamiento, un antifúngico/antibiótico (como el Conofite). Lo normal es realizar una limpieza como mínimo al día y realizar el tratamiento dos veces al día, durante unos 15 días, tras esto, y según una revisión en su veterinario, se decidirá si continuar con la pauta o ir reduciéndola poco a poco.

  • Tratamiento sistémico:

En este caso los agentes imidazólicos son bastante efectivos, entre ellos tenemos: enilconazol, itraconazol, ketaconazol, miconazol.

Los agentes imidazólicos son efectivos frente a Malassezia. En casos extensos o resistentes se recomienda emplear itraconazol a 5 mg/kg diarios o ketoconazol a 5-10 mg/kg (se suele usar la dosis más baja: 5 mg/kg, ya que parece ser tan efectiva como la dosis más alta y con menos efectos adversos) durante 20 días junto con dos baños terapéuticos semanales.

 

Conclusión:

Siempre que nuestros peludos se rasquen, se laman, o le aparezcan rojeces, no dudes en llevarlo a tu veterinario. Recordar que la malassezia no suele ser la causa de la enfermedad, sino una consecuencia que produce los síntomas comentados anteriormente, y que para acabar con ello también debemos acabar con el motivo que favorece su multiplicación.

Toda esta información es para ayudar, y ¡nunca nunca debe sustituir la visita a tu veterinario habitual!

Espero que sea entretenido, nos vemos en el siguiente caso.

lemenchy

Licenciada en Veterinaria.

¡Comparte algo con nosotros!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.