Cachorro con parvovirosis

Parvovirosis: La enfermedad de los cachorros

¡Volvemos a la carga! En este post quiero hablaros de una enfermedad muy importante, y frecuente, La Parvovirosis, enfermedad que sufren nuestros peluditos cuando son cachorros.

¿Qué enfermedad es está? ¿Cómo sé si mi cachorro la tiene?

Lo primero que tenéis que tener en cuenta es si vuestro cachorro vomita .
Pero, ¿quién no ha tenido un cachorrito que a veces vomite? Bueno, hasta ahí es normal. Pero:

  • si los vómitos son muy frecuentes,
  • comienzan con diarreas, y estas se vuelven rojas, e incluso negras,
  • dejan de querer comer e incluso beber.

Pues bien, ojito, porque es muy posible que vuestro cachorro tenga ¡PARVOVIROSIS!

¿Que es la Parvovirosis?

Una forma de resumir rápido y explicando en que consiste podría ser la siguiente:

Parvovirosis, es una enfermedad altamente contagiosa que afecta a cachorros, cursando con diarreas, la mayoría de ellas hemorrágicas, vómitos y deshidratación, finalmente causando la muerte.

La Parvovirosis, llamada coloquialmente Parvo, es una de las enfermedades más frecuentes que sufren los cachorros, de entre 6 semanas a 6 meses de edad; sobretodo aquellos que no han seguido una correcta pauta de vacunación, o que ni siquiera la han comenzado.

Esta producida por un virus, el Parvovirus Canino, de la Familia Parvoviridae (CPV). Actualmente se reconocen dos tipos, el CPV-1 y el CPV-2, siendo este último el principal causante de la enfermedad, altamente resistente, y que a su vez, se diferencia en CPV-2a y CPV-2b.

Signos Clínicos:

Los signos clínicos son bastante inespecíficos, es decir, son signos compatibles con otras enfermedades, por lo que es bastante importante el encuadre con la anamnesis, y  la edad del paciente.

Entre ellos destacan:

  • Apatía
  • Decaimiento
  • Fiebre
  • Diarrea (tanto con, como sin sangre).
  • Inapetencia
  • Vómitos (de comida o biliosos).

 

Parvovirus
Cachorro con Hematoquecia (diarrea sanguinolenta)

Es importante tener en cuenta que el Parvovirus, es la causa mas común de enteritis vírica en cachorros.

Para poder tener esto claro, hay que entender cómo actúa el virus, y como se produce la infección, la cual va estar determina por la edad a la que se presenta, pues no es lo mismo que la infección tenga lugar en un animal de 6 semanas, que en un animal de 6 meses de edad.

¿Cómo se produce la infección? ¿Y cómo actúa?

La transmisión del virus es vía fecal-oral, por exposición del cachorro a ambientes contaminados. Por ejemplo, un ambiente externo sin que el animal tenga una adecuada vacunación, por contacto con otros animales no vacunados y portadores, o la estancia en lugares infectados y mal higienizados.

El virus es altamente resistente en el ambiente, la mejor forma de proceder para eliminarlo es usando Lejía al 1%, limpiando toda zona donde haya estado un animal infectado, e intentar mantener separado los cachorros que presenten los síntomas de aquellos que aún no los muestren, o de camadas diferentes.

El virus se replica activamente en las células en división, principalmente: miocardio, epitelio intestinal, médula ósea y órganos linfáticos.

En el caso del epitelio intestinal afecta a las criptas intestinales (criptas de Lieberkühn), lo cual conlleva a su destrucción y necrosis, perdiendo la capacidad de absorción, con la consecuente diarrea, la cual termina siendo hemorrágica. Este daño del tracto digestivo, junto con las diarreas, provoca una elevada pérdida de fluidos o líquidos, iones y proteínas, originando una severa deshidratación, que suele conducir a shock hipovolémico, y posterior muerte del animal.

Por otro lado, el daño al tejido linfoide y médula ósea cursa con una severa leucopenia, destacando la linfopenia. Todo ello, junto con la lesión de la mucosa conduce a la alteración de la barrera gastrointestinal, permitiendo el paso de bacterias y/o endotoxinas a la circulación sistémica, incluso la replicación de las propias bacterias del mismo, dando en casos graves Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica (SIRS).

Este daño, tanto a la médula osea y sus defensas, como a la propia replicación interna de bacterias del propio tracto gastrointestinal, hace que el cachorro sea más susceptible a las infecciones bacterianas oportunistas y secundarias.

Por último, y hoy en día menos frecuente, se produce un replicación en las células del miocardio, dando lugar a una miocarditis, con una fibrosis de su miocardio, pudiendo ser un signo subclínico, solo detectable con electrocardiograma. En estos casos, la infección se da en neonatales, hasta las 8 semanas de edad, donde se produce una muerte súbita, precedida con una disnea, taquicardia y cianosis en las mucosas.

En caso de las infecciones del miocardio son poco comunes, gracias a la inmunidad pasiva que trasmite la madre a través del calostro, pero para ello la madre debe estar correctamente vacunada.

Por todo ello se diferencian dos clínicas diferentes:

  • Forma miocárdica: Afecta a menores de ocho semanas de edad, ICC aguda, y muerte súbita. Sin embargo, puede darse en adultos que han superado una miocarditis parvovírica, sufriendo posteriormente fallos cardíacos alrededor de los cinco años o incluso más tarde.
    En muchos cachorros se diagnostica posteriormente mediante electrocardiograma (sin presentar aún los signos entéricos), aunque es común encontrarlos muertos.
  • Forma entérica: Es característico el síndrome febril, vómitos y diarreas (hematoquecia en el 50%) lo que propiciará un cuadro de deshidratación. Al realizar estudios hematológicos suelen aparecer leucopenia y linfopenia. También puede aparecer septicemia, shock hipovolémico y/o séptico.
    Aquellos animales en los que no hay hemorragia tienen más posibilidades de sobrevivir que los que sí, independientemente de que se les aplique o no algún tipo de terapia. La muerte se asocia a procesos graves de deshidratación.

La forma miocárdica es la menos común, siendo la forma entérica, uno de los principales motivos de consulta al veterinario.

Diagnóstico:

El diagnóstico siempre es algo más complicado, ya que, sobretodo, depende de la experiencia del veterinario.

¿Cuantas veces nos han venido a consulta cachorros con diarreas?

Lo primero que se piensa es en si esta vacunado o no, o en que fase de la vacunación está.

Ejemplo de Test Parvo/Corona, en este caso negativo a ambos.

Por otro lado, son cachorros, ¿estarán bien alimentados? ¿Habrán comido algo que no deben?

El hecho de que los síntomas sean tan inespecíficos, hacen del diagnostico, más un diagnostico presuntivo. Para poder confirmar este diagnostico se usan los diferentes test, que en tan solo 10 minutos nos confirmaran nuestras sospechas.

La mayoría de ellos son test Elisa, también llamados Snaps, suelen ser dobles, es decir, te confirman la infección de Parvovirus y de Coronavirus (otro virus que produce enteritis).

Tratamiento:

En cuanto al tratamiento, desgraciadamente no hay un tratamiento especifico para la infección por Parvovirus, lo principal es tratar los síntomas. Es decir, se lleva a cabo un tratamiento sintomático.

Dentro de este tratamiento, una de las cosas más importante es tratar la deshidratación. Para ello se debe administrar fluidoterapia IV, teniendo la precaución de aquellos animales graves que presenten shock hipovolémico.

Prevención:

La mejor forma de prevención es a través de una correcta vacunación, siguiendo las pautas que marque tu veterinario.

Por otro lado es aconsejable que una vez se tenga una camada no sacar a los cachorros a la calle, ni juntarlos con otros animales (cachorros u adultos) que no presenten un correcta pauta de vacunación.

Lo mas recomendable, es que si tenéis un cachorrito, y no esta completamente vacunado, y comienza con vómitos, no esperéis y lo llevéis directamente al veterinario, y sobretodo en caso de presentar diarreas.

No esperéis a ver si se le pasa, la espera suele empeorar la situación y el cuadro, el virus se sigue replicando, y el animal pierde todas sus defensas, se deshidrata, pudiendo llegar al shock hipovolémico, lo que hace mucho mas complicado su re-hidratación, y aun más difícil que supere la infección.

DUDAS FRECUENTES:

  • ¿Por qué mi perro tiene parvo después de las vacunas?
    • Existen diferentes casos, en los cuales perros que han comenzado su vacunación desarrollan la enfermedad. Esto no quiere decir que la vacuna no haya hecho su trabajo, hay que dejar claro que, a pesar de esto, la mejor forma de prevención es la vacunación.
    • Esto puede ocurrir por diferentes causas, entre ellas tenemos el hecho de que nuestro cachorro ya era portador de la enfermedad, la cual estaba latente, y que debido a que sufre una depresión inmunitaria, aprovecha para desarrollarse. Puede no tener completamente desarrollada la inmunidad contra el virus, y se junta con animales infectados, lo que da lugar a que el virus supere la pequeña inmunidad que tiene y consiga desarrollarse, entre otras.
    • Por otro lado, y de gran importancia, recordar que existen diferentes cepas del Parvovirus, es un virus que continua mutando, por lo tanto puede existir una cepa que pueda contagiar a vuestro cachorro.

 

  • ¿Porque tiene la enfermedad si no ha salido a la calle?
    • Puede que nuestro cachorro no salga a la calle, pero eso no quiere decir que el virus no esté presente en la casa, que lo transportemos nosotros mismos, que haya tenido contacto con animales que no se encuentren bien vacunados o que presenten la enfermedad. Por ello es vital que nuestra mascota comience la vacunación lo más pronto posible y se controle con que animal tiene interacción.

 

  • ¿Porque tiene que estar varios días ingresado?
    Esta es una pregunta bastante importante, pues a veces no conseguimos hacer comprender a los propietarios la importancia del control de la enfermedad, el control de los síntomas, y la continua monitorización del animal. Estas son algunas de las razones:

    • Nuestro cachorro, cuanto más joven es, más difícil que supere la enfermedad. Por ello, debe estar hospitalizado hasta que nuestro veterinario lo vea necesario. Básicamente porque todo animal que continúa con diarreas incontroladas puede deshidratarse con mayor rapidez, sufriendo un shock, del cual es aún más difícil recuperar, lo que aumentará el tiempo de hospitalización posterior.
    • La mejor forma para hidratar es a través de la fluidoterapia intravenosa, lo cual también requiere de hospitalización.
    • Todo animal que continúe con vómitos no comerá, y comer es algo básico en cachorros, por lo que se debe controlar la frecuencia de los vómitos, además de la comida.
    • Por otro lado hay que tener un buen control del dolor, siendo la analgesia una parte básica en el protocolo a seguir.
    • La mayor parte del tratamiento se realiza intravenoso (IV), el cual tiene una mayor absorción que por medio de la vía oral. Esta última suele ser imposible al comienzo de la hospitalización debido a los vómitos y las diarreas.
    • Hay que tener bajo control los síntomas, y, solo bajo una recuperación notable, se podría dar el alta. Por otro lado, también hay un tratamiento posterior en casa, con las revisiones necesarias que paute el veterinario.
    • Hay un aspecto importante a tener en cuenta con el Parvovirus: es una enfermedad con muchos altibajos, es decir, un día nuestro animal parece recuperado, pero al siguiente parece todo lo contrario. A mi me gusta describirlo como una montaña rusa, y esto se debe a que la enfermedad tiene un punto álgido, que una vez superado significa el comienzo de la recuperación del cachorro; sin embargo, no todos los cachorros son iguales, no todos tiene la misma evolución y velocidad de recuperación, lo que hace que haya animales que se recuperen en 4 días y otros en semanas. Por ello también es importante su hospitalización, para llevar un control de su evolución y una constante vigilancia.
    • Todos estos aspectos los debe valorar tu veterinario.

Si piensas que tu mascota puede tener parvo, no lo dudes, acude a tu veterinario cuanto antes, pues cuanto antes actuemos, mas pronta será su recuperación y más fácil.

¡Y hasta aquí ha sido todo!

Y como siempre recordaros:

Toda esta información es para ayudar, y ¡nunca, nunca debe sustituir la visita a tu veterinario habitual!

Nos vemos en el siguiente post, ¡Espero que os haya resultado útil y entretenido!

lemenchy

Licenciada en Veterinaria.

2 comentarios en “Parvovirosis: La enfermedad de los cachorros”

¡Comparte algo con nosotros!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.