La Vacunación

En esta ocasión os voy a hablar de algo muy básico pero que no deja de tener una gran importancia para la salud de nuestras mascotas: La vacunación.

Pero antes que nada respondamos a unas cuantas preguntas básicas:

  ¿Qué es una vacuna?

Es también llamada inmunización activa. Consiste básicamente en un preparado biológico que proporciona una inmunidad adquirida, y activa ante una determinada enfermedad. Es decir, la vacuna no deja de ser la administración de un agente infeccioso, llamado antígeno, (que puede ser vivo o atenuado, o, muerto o inactivado), de la que se pretende crear una defensa, creando anticuerpos frente al mismo.

Dicho agente estimula el sistema inmunológico, el cual lo reconoce como un agente externo o amenaza contra el que reacciona, poniendo en marcha los diferentes mecanismos de defensa (humoral y celular), para neutralizarlo, y posteriormente destruirlo.

Así, se crea una memoria interna, de manera parecida a lo que sería guardar un registro, para que, llegado el momento, ante esa amenaza, sea capaz de reaccionar, creando una respuesta inmune adecuada. Así, una vez tenga lugar una nueva infección, su sistema estará preparado, respondiendo rápido, con mayor intensidad y duración, evitando el desarrollo de la enfermedad.

Ejemplo de vacunas en mascotas.

Las Vacunas refuerzan el sistema inmunitario, previenen de enfermedades graves y potencialmente mortales.

Tipos de vacuna:

  • Vivas Atenuadas:  Están formadas por agentes infecciosos no virulentos. Los microorganismos han sido expuestos a condiciones en las cuales pierden o se atenúan sus propiedades patógenas. Suelen provocar una respuesta inmunológica más duradera.
  • Muertas o inactivadas: En este caso el virus está muerto. Los microorganismos dañinos han sido tratados con productos químicos o calor, y han perdido su patogenicidad. Este tipo de vacunas activa el sistema inmune, pero es incapaz de reproducirse en el huésped. La inmunidad generada de esta forma es de menor intensidad.

¿Como son las vacunas para las mascotas?

A la hora de vacunar, podemos encontrar de los dos tipos. Vuestro veterinario elegirá según las necesidades actuales de la mascota, la que mejor se adapte. Incluso, hay veces que una misma vacuna puede contener antígenos inactivados o atenuados. Por ejemplo:

  • La vacuna de la rabia sólo podrá usarse de forma inactivada. De hecho, es un ejemplo práctico en España. La razón más básica es que no se puede correr el riesgo de que por algún motivo (por ejemplo, una inmunosupresión), el virus pueda activarse, reproducirse, e infectar al paciente, dando lugar a un brote de rabia.
  • Por otro lado, las vacunas polivalentes (usadas habitualmente) presenta ambas formas (virus atenuados e inactivadas) en la misma aplicación, según contra cuál enfermedad se vacune.

Por otro lado, las vacunas presentan una forma específica de administración:

  • Subcutánea: Es la forma más típica. Por ejemplo, todas las vacunas polivalentes o de rabia.
  • Intramuscular: Está es la menos habitual.
  • Intranasal: Es una forma muy específica. Por ejemplo para vacunar de la tos de las perreras.

¿Porqué he de vacunar a mi mascota?

La vacunación de nuestros bichitos es esencial.

Al nacer, los cachorros presentan una inmunidad innata, la cual no es suficiente para poder hacer frente a las enfermedades con total eficacia. Por otro lado, carecen de un sistema inmunológico completamente desarrollado. Todo esto hace que sean más vulnerables a las infecciones durante sus primeras semanas de vida.

Sin embargo, presentan la llamada inmunidad neonatal, que consiste en una inmunidad pasiva adquirida de la madre, a través del calostro. A través de este, adquieren los anticuerpos maternos, con lo que estarán protegidos los primeros días, y que pueden llegar a ser vital para su supervivencia. Por ello es muy importante que el cachorro no sea separado de su madre antes de tiempo, y que nada más nacer, pueda mamar, beneficiándose del calostro.

Sin embargo, la defensa legada de la madre es breve. Por lo que, tras un cierto periodo de tiempo, los cachorros estarán indefensos de nuevo. Este es el motivo por el que una correcta vacunación es esencial.

¿Qué debo saber para vacunar a mi mascota?

Para poder vacunar a nuestros peluditos, previamente es siempre recomendable pasar por una revisión general con tu veterinario, el cual te dará las pautas a seguir, explicará el momento en que se podrá empezar el protocolo de vacunación, y desparacitación.

¿Que son los planes de vacunación?

Los planes de vacunación son los diferentes protocolos que se llevan a cabo para una correcta vacunación, tanto de nuestras nuevas mascotas, como de las que ya lleven tiempo con nosotros.

A su vez, según donde nos encontremos, existen diferentes protocolos de vacunación, y algunos son obligatorios. Las vacunas obligatorias están mayoritariamente reguladas por el estado. Por ejemplo, en España es obligatoria la vacunación anual contra la rabia, lo cual ayuda a erradicar la enfermedad en el país.

El plan de vacunación depende en primer lugar de si hablamos de perro o gato, seguidamente se tiene en cuenta la edad. Como he comentado antes, los cachorros presentan la inmunidad neonatal, por tanto, se deben vacunar antes de que la pierdan, pero tampoco es conveniente que sea demasiado pronto. Como es imposible saber el momento exacto en el que esta defensa maternal deja de ser efectiva, se han creado los planes de vacunación, en los que se pone una edad límite para comenzar la vacunación (que puede ser desde las 6-8 semanas de edad).

A su vez, todo plan de vacunación dependerá del estado del individuo, en este caso vuestro cachorro o mascota adulta. En caso de presentar cualquier síntoma de enfermedad o debilidad, o estar en tratamiento con antibióticos, vuestro veterinario puede retrasar la fecha de vacunación, según el vea necesario.

A modo de ejemplo, os dejo un plan de vacunación para un cachorro:

Edad

Tipo de Vacuna

A las 6 semanas

Primovacunación o primera vacuna

A las 8 semanas

Polivalente

A las 12 semanas

Refuerzo de la Polivalente

A las 16 semanas

Rabia

Anualmente

Recordatorio de la Polivalente y de la Rabia

¿Puedo no vacunar nunca a mi mascota?

La responsabilidad de vacunar o no a vuestras mascotas es vuestra. Debéis tener en cuenta que en caso de coger una enfermedad, vuestro cachorro no tendrá básicamente defensas, y pudiendo ser en algunos casos enfermedades muy graves, o incluso letales (como la Parvovirosis). En cualquier caso, siempre se debe respetar la vacunación obligatoria especificada por el estado.

Aun así, siempre es mejor una vacunación que ninguna.

¿Existen reacciones a la vacunación?

Como he dicho antes, al vacunar inoculamos un agente extraño infeccioso en vuestra mascota, y por tanto al igual que en humanos, ninguna está exenta de sufrir alguna reacción.

Existen diferentes reacciones:

  • Bajadas de glucosa e hipotensión temporal: esta reacción suele tener lugar justo después de vacunar al animal, de hecho se ve en la consulta. La mascota está más decaída, tambaleante. Es algo momentáneo, un poco de azúcar, como miel o nutriplus y problema solucionado.
  • Adormecido: Al salir de la consulta, algunos dueños nos comentan que los ven mas relajados o tranquilos que de costumbre. Esto se debe a que tras la vacuna, algunos reaccionan así, recuperándose del estrés que les supone la propia vacunación en sí, otros simplemente prefieren dormir y recuperar fuerzas.
  • Inflamación, fiebre, prurito, y dolor: Es uno de los efectos secundarios más comunes de las vacunas. En la zona de inyección, se produce una pequeña inflamación, a forma de una pequeña bolita, que se palpa al tacto. En este caso el motivo es a la acumulación de la vacuna en sí en su punto de inoculación, por otro lado a la reacción del propio cuerpo a la misma vacuna.  Con las horas, esa inflamación desaparece, al igual que el resto de los síntomas.
  • Reacción Anafliláctica: Este efecto secundario es el más grave y preocupante. Puede aparecer desde los pocos minutos de la inyección hasta horas después. Se caracteriza por la presencia de prurito en todo el cuerpo, con la presencia de habones (pequeñas elevaciones a lo largo de todo el cuerpo), hinchazón del hocico, ojos e incluso cara en casos más graves. En este caso, se ha de volver a la consulta, para que vuestro veterinario, solucione dicha reacción. Sin embargo, aunque es la reacción más importante, es la menos habitual de todas.

Por ello si es la primera vez que vacunamos a nuestra mascota, simplemente debemos estar atentas a ellas en las horas siguientes a la vacunación para poder prevenir cualquier reacción.

En mi experiencia, solo he tenido dos reacciones vacunales, frente a la gran cantidad de animales que he vacunado y visto vacunar. Por ello, suelo comentar que cabe la posibilidad de que ocurra una reacción, pero suele ser “una de entre mil”.

 ¿Cuál es el beneficio?

Todo son beneficios. Una correcta vacunación:

  • ayudará a las defensas de vuestra mascota
  • impedirá o minimizará el desarrollo de enfermedades infecciosas
  • y a la larga ahorrarán los costes de curación y tratamiento (que pueden llegar a ser bastante costoso).

A su vez, la vacunación ayuda a disminuir la presencia de la enfermedad en la zona, por lo que tiende a ser menos probable que vuestra mascota se infecte, infecte a otro, e incluso sea infectado por otra mascota. Como el ejemplo que puse antes (la rabia, que es obligatoria), al vacunar ayudamos a erradicar la presencia de la misma en nuestro propio país, y minimizamos el contagio, tanto para animales como para humanos.

Espero que haberme expresado con suficiente claridad sobre la importancia de la vacunación de nuestras mascotas. En los próximos posts os explicaré las diferentes vacunas y protocolos de vacunación que uso, tanto para vuestros perritos, como para vuestros gatitos.

¡Nos vemos pronto!

lemenchy

Licenciada en Veterinaria.

3 comentarios en “La Vacunación”

¡Comparte algo con nosotros!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.