Cat revision by a Vet

Protocolo de Vacunación Felina

¡En este caso le toca a nuestros pequeños tigres!

Hoy toca hablar sobre la vacunación en gatos, y es que, es verdad eso que dicen por ahí: “LOS GATOS NO SON PERROS PEQUEÑOS“.

A diferencia de los perros, son muy pocos los dueños que acuden al veterinario con sus gatos, y menos aún que vacunen a sus “pequeños tigres”, ya sea por diferentes motivos:

  • No sale nunca de casa
  • Está sano
  • No está con otros animales
  • Piensan que no es necesario

Sin embargo, no dejan de ser tan vulnerables como los perros, principalmente los más pequeños, ya sea por la falta de desarrollo de sus sistema inmunológico al nacer, como por la falta de transmisión de anticuerpos maternales con el calostro, entre otros motivos.

Las enfermedades que principalmente se previenen con la vacunación en gatos son:

  • Panleucopneia felina (FPV)
  • Enfermedad respiratoria felina o también llamada Rinotraqueitis infecciosa felina: Herpesvirus (FHV) y Calicivirus (FCV)
  • Leucemia felina (FELV)
  • Inmunodeficiencia (FIV)
  • Peritonitis infecciosa felina (FIP / PIF)
  • Rabia

Más adelante, en otro post, os haré un resumen básico sobre estas enfermedades y su gran importancia.

1º Visita de dos fierecillas recogidas de la calle

En cuanto a las diferencias entre perros y gatos, existen muchas razones por las cuales se constata que los gatos no son perros chicos, y es por ello que en estos casos se ha de priorizar aún más una forma de vacunación individualizada.

El protocolo de vacunación puede variar notablemente según:

  • Edad: nunca es lo mismo un animal joven que uno adulto.
  • Estado fisiológico
  • Razas (Por ejemplo, los persas tienen mayor susceptibilidad a PIF)
  • Hábitos gatunos: en este caso, debemos diferenciar si estamos ante un gato que no tiene acceso a la calle (es lo que se denomina gato indoor), o si por el contrario es un gato que sale de paseo eventualmente, que convive con gatos tanto de la casa como de la calle (es lo que se denomina un gato outdoor).
  • Contacto con otros individuos y su convivencia

Aún así, a pesar de todas las diferencias que puedan haber entre nuestros pequeños felinos, existen unas recomendaciones mínimas, que se deberían seguir siempre que sea posible:

  • No iniciar un protocolo de vacunación antes de las 6 semanas (es mejor a las 8 semanas siempre que sea posible).  Recordad los beneficios de las vacunas, y también del calostro que he explicado en este post.
  • Serología (Test Felv/FIV) previa a la vacunación, sobre todo en gatos con un estado inmunitario e historial de vacunación desconocido.
  • En la primovacunación emplear un intervalo de 2 a 4 semanas.
  • Re-vacunar en intervalos de 1-3 años. Mayor intervalo con vacunas atenuadas y menor en presencia de factores de riesgo.
  • No utilizar vacunas atenuadas en hembras gestantes o lactantes.
  • No vacunar en caso de que no sea necesario.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta, es que según el estilo de vida de vuestra pequeña fiera felina, será o no necesario vacunarlo contra unas enfermedades determinadas o no. Lo mejor forma es acudir siempre a vuestro veterinario de confianza, para que él os informe de las vacunas que son estrictamente necesarias y cuales opcionales.

Por todo ello, a la hora de poner la vacuna, se hace diferencia entre:

  • Vacunas esenciales: son aquella recomendables para todo gato y situación.
  • Vacunas no esenciales: aquellas que según el estado fisiológico del animal, el riesgo que presente, tanto para sí mismo como para sus compañeros de colonia, se han de usar o no.

¿Cuáles son las vacunas esenciales y cuales no?

Como básicas o esenciales hablamos principalmente de la Panleucopenia Felina, las vacunas respiratorias contra Herpesvirus y Calcivirus felino.

En cambio, consideraremos no esenciales aquellas, que dependiendo del estado del animal, de forma individualizada, no son obligatorias, o de gran importancia. Así podríamos destacar principalmente de la vacuna contra la Inmunodeficiencia FIV, Leucemia Felv, Rabia, y Peritonitis Infecciosa Felina PIF.

Aún así, aparte de esta simple clasificación, siempre es conveniente que habléis con vuestro veterinario y le preguntéis por la vacunación adecuada para vuestro gato, según sus propias necesidades individualizadas para cada caso.

Debemos tener en cuenta que una vacunación, por muy eficiente que se haga, no significa tener una protección al 100% contra la enfermedad. Aún así, siempre es mejor vacunar, que no vacunar.

 

Con toda esta información, no me extraña que tengáis muchas preguntas en la cabeza. Bien, vamos a ver si damos con ellas y les damos ¡una respuesta!

¿Cómo se vacuna un gato?

Básicamente para un gato joven, como para un gato adulto, que se vacuna por primera vez, siguen prácticamente la misma pauta, solo varía el tiempo entre una vacuna y su refuerzo.

¿Cual es el plan de vacunación?

Como ya he nombrado antes, el plan de vacunación dependerá del estado de cada individuo y de sus necesidades. Os dejo un ejemplo de protocolo de vacunación para gatitos indoor:

  • 1º Visita: En esta comenzaremos por valorar como se encuentra la fierecilla, y explicar de forma general sobre sus cuidados básicos. Cortar uñas y limpiar oídos en caso de que sea necesario. De paso, os recomiendo que aprovechéis para preguntar y explicar la pauta de vacunación, y así, intentar resolver todas vuestras dudas. También se debe desparasitar en caso de que sea necesario. Se debería realizar el test de Felv/FIV si las circunstancias con las adecuadas. 
  •  2º Visita: Una vez tengan entre las 6-8 semanas de edad, se recomienda que sea a partir de las 8 semanas de edad, comenzamos con el plan vacunal. En este caso se debería vacunar contra Parvovirus Felino (FPV), Herpesvirus (FHV) y Calicivirus (FCV) felino.
  • 3º Visita: Aproximadamente entre 2-4 semanas posterior a la vacuna anterior. Se debe realizar test de Felv/FIV, siempre antes de proceder a vacunar contra estas enfermedades. En caso de que sea negativo se vacuna contra la Leucemia felina (Felv).
  • 4º Visita: Entre 2-4 semanas después de la anterior vacuna, se administra el refuerzo a la primera vacuna (FPV, FHV, FCV).
  • 5º Visita: A las 2-4 semanas posteriores tras la anterior visita, se refuerza contra la Leucemia felina (Felv).
  • Por último, comenzamos con la revacunación anual. Aunque suene contradictorio, puede realizarse a los 6 meses tras terminar con la vacunación básica, al rededor de las 26 o 52 semanas de edad.
    Una vez puesta la primera re-vacunación, la siguiente en este plan vacunal se recomienda que sea cada 1 o 3 años, según la necesidades de vuestro gato.

¿Por qué he de revacunar a mi gato el 1º año y luego a los 2-3 años?

Nuevos estudios han demostrado que los anticuerpos maternales pueden estar presentes en nuestros gatitos hasta las 20 semanas de edad, con lo que vuelve ineficaz las vacunas administradas hasta ese momento.

Por ello, el objetivo principal de esta vacuna es asegurarse de que se desarrolle una respuesta inmune protectora en cualquier gato que pueda no haber respondido a ninguna de las vacunadas administradas anteriormente.

Test Felv/FIV:

Anteriormente ya hemos puesto un ejemplo para la vacunación de un gatito, y como se debería seguir cuando sea adulto. Sin embargo, este mismo protocolo depende de algo fundamental, del resultado de esta prueba, el Test de Felv/FIV (Leucemia/Inmunodeficiencia Felina).

Esta prueba es muy importante, tanto para conocer el estado de nuestra pequeña fiera, como también para saber los cuidados básicos que va a necesitar, o si puede estar o no en compañía de otras fieras.

Hay que dejar muy claro que esta prueba debe hacerse siempre a todo gato que:

  • sea su primera visita, sin importar su edad.
  • se vaya a vacunar por primera vez o no,
  • sus condiciones o hábitat haya cambiado, principalmente al introducir nuevos gatos.

    Ejemplo de Test Felv/Fiv negativo a ambas.

En caso de salir positivo, tanto para Felv, como para FIV, o solo para una de estas enfermedades, la pauta de vacunación cambia, y la forma en la vuestra pequeña fiera se relaciona con el resto también cambia.

La existencia de esta prueba es realmente importante a la hora de realizar la vacunación y también a la hora del cuidado y manejo básico de nuestros pequeños tigres.

Sin embargo, no es tan fácil como hacerlo sólo una vez y listo. Es un tema que genera controversia entre los mismo veterinarios a la hora de interpretar sus resultados.  En un futuro post os lo explicaré ampliamente, como funciona, porqué ha de hacerse y que nos indican sus resultados.

¿Si mi gato es positivo a Felv he de vacunarlo igualmente?

Si vuestro gato es positivo, la recomendación general, y de los expertos es no vacunarlo contra esta enfermedad.

Puede seguir su pauta de vacunación normal con las vacunas esenciales, contra la Panleucopenia, Herpesvirus y Calicivirus felino.

¿Y la Rabia? ¿En gatos no se usa?

La rabia es una vacuna aparte, que como he explicado en un post anterior, sobre la vacunación en cachorros, debe realizarse separadas de las otras, al menos la primera vez.

Al igual que en perros, en el caso de la Rabia, todo dependerá de la legislación de donde viváis, por ejemplo en España no es obligatoria, a no ser que el animal viaje a otro país, en cuyo caso si deberá ser administrada con suficiente antelación según las normas de cada país al que se viaje.

¿Y no hay vacuna contra la Inmunodeficiencia (FIV)?

Esta vacuna si existe, principalmente se usa en EEUU, sin embargo en España no esta disponible. Os recomiendo que pregunteís a vuestro veterinario de confianza en caso de querer saber si es posible administrarla en vuestro lugar de residencia o no.

Por otro lado, esta vacuna es bastante reciente, y aún no hay estudios que confirmen su efectividad, ni sus efectos secundarios.

¿Y la vacuna contra PIF / FIP?

Al igual que con la vacuna de FIV, existe una vacuna contra la Peritonitis Infecciosa Felina, sin embargo, se desaconseja su utilización. Los estudios que hay sobre su utilización son limitados, y se desconoce su efectividad, debido a las propias característica de este virus.

Zonas de vacunación en gatos:

En el caso de estas pequeñas fieras, a diferencia de en los perros, se ha demostrado mediante diferentes estudios, la relación entre las vacunas (de cualquier tipo) y la aparición de Sarcoma (un tumor de tejidos blandos) en la zona de administración.

Esto es conocido como Sarcoma en el sitio de inyección felina (FISS), especialmente en vacunas como Felv y la Rabia (vacunas con adyuvantes).

Por ello, según diferentes estudios, se recomienda la administración de las mismas en la base de la cola, y a lo largo de la misma, en lugar de la intraescápular.

Sin embargo, esto queda en mano de lo que vuestro veterinario estime más oportuno.

 

En estos enlaces que os dejo a continuación podréis encontrar las recomendaciones básicas para la vacunación de vuestros felinos:

  • ABCD: European Advisory Board on Cat Disease
  • WSAVA: World Small Animal Veterinary Association

 

¡Espero haber podido resolver todas vuestras dudas! Si no es así no vaciléis en preguntarme.

¡¡¡¡Nos vemos en el próximo post!!!!

lemenchy

Licenciada en Veterinaria.

¡Comparte algo con nosotros!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.